Pintar nuestra bicicleta

Fecha de publicación: 11/10/2013

Descripción:

La vida vista desde el sillín de mi bicicleta

Pintar nosotros mismos la bici es un trabajo muy laborioso, pensad en al menos cuatro días de trabajo. Sin embargo, el resultado, al menos en mi caso, ha sido muy satisfactorio ¡me ha quedado casi como nueva!

Coste

  • Accesorio para decapar con taladradora: 4 euros
  • Disolvente: 2,40 euros
  • Recipiente para pintar: 2,20 euros
  • Pincel especial pintura acrílica: 6,20 euros
  • Papel lija al agua: 4 euros
  • Pintura laca especial para metales 0,25L: 15,60 euros

El coste total es de 34,40 euros. Como veis, la pintura no es nada cara (con 0,25L hay de sobra dando dos capas)

Pintar a spray, pincel o rodillo de lacar

Gran polémica. La gente normalmente pinta la bici a spray, creo que más que nada por comodidad, ya que según he leído los resultado son variables. Yo he hecho el trabajo a pincel y el resultado ha sido muy correcto. Independientemente de los resultados, veamos las ventajas e inconvenientes de cada método.

Spray (como los que se usan para pintar rayones en el coche):

  • Rápido y cómodo (unas horas contando tiempos de secado entre capas)
  • Hay que hacerlo al aire libre
  • Más caro (dos sprays de pintura de acabado, un spray de imprimación y otro de lacado)
  • Se desperdicia gran parte de la pintura, ya que no es lo mismo pintar una superficie más o menos plana, que los tubos de una bici.

Pincel

  • Mucho más lento y laborioso (mínimo dos días)
  • Se puede hacer en casa (en una habitación bien ventilada obviamente)
  • Más barato (si se utiliza una pintura específica para metales de alta resistencia, antioxidante y que no necesite imprimación ni lacado)
  • Amplia gama de pinturas de todo tipo y gran calidad.

Respecto al rodillo de lacar yo hice una prueba, porque se suponía que extendía la pintura de forma más homogénea que el pincel y que no dejaba burbujitas, pero fue un fracaso: aparecieron microburbujitas por doquier y continué con pincel.

Por supuesto, el método más profesional sería con pistola y compresor, pero no creo que mucha gente tenga a su alcance esta posibilidad.

Claves para conseguir un buen resultado

  • Comprar una buena pintura, la mejor que encontremos.
  • Realizar un decapado y un lijado perfecto: este es el gran secreto. El cuadro tiene que estar absolutamente pulido y limpísimo.
  • Si vais a pintar a pincel, compradlo especial para la pintura elegida y de buena calidad.
  • No saltarse ninguna de las etapas del proceso, aunque parezca exagerado, y trabajar con una pulcritud absoluta (una vez que el cuadro esté listo para pintar no se puede tocar con las manos)

Material necesario (pintado a pincel)

  • Taladradora con accesorio para decapar (cepillo de cerdas de acero)
  • Lima
  • Lija de grano muy fino para lijado al agua
  • Desengrasante
  • Cinta de carrocero
  • Pincel
  • Disolvente
  • Bandejita de pintar
  • Pinturas: de imprimación, de acabado y de lacado (sólo de acabado en el caso de algunas pinturas especiales, que es lo más práctico y barato)
Material de decapado y lijado

Material de decapado y lijado

Accesorios para decapado

Accesorios para decapado

Material de pintado

Material de pintado

ETAPAS

Desmontaje de la bicicleta

El objetivo es dejar el cuadro completamente desnudo. Como máximo dejaremos el pedalier sin platos (y lo protegeremos con cinta de carrocero) y la tija del sillín, que puede servirnos si pintamos en exterior para "plantar" la bici como veremos más adelante.

Decapado de la pintura vieja

Consiste en eliminar todo rastro de pintura. Se puede hacer por métodos químicos mediante productos de decapado, por métodos térmicos, quemando la pintura con un soplete, o, como yo he hecho, con métodos mecánicos.

El método mecánico consiste en utilizar un cepillo circular de cerdas de acero (¡no de latón!) que se acopla a una taladradora. Es mejor trabajar a baja velocidad y hacerlo en exterior, pues el cepillo transforma la pintura en un fino polvo que lo cubre todo. Lo ideal es protegerse los ojos con gafas de protección y utilizar una mascarilla, aunque yo no lo hice. Poco a poco y con una enorme paciencia se elimina la pintura a base de "rascar" con este accesorio. Es necesario terminar el trabajo a mano con una lima en los lugares más inaccesibles. Calculad al menos medio día de curro¿ y de curro desagradable.

Con el decapado se debe eliminar todo rastro de pintura

Con el decapado se debe eliminar todo rastro de pintura

Lijado

A fin de que la pintura o la capa de imprimación agarre hay que lijar todo el cuadro hasta dejarlo suave como el culo de un bebé. Lo ideal es lijar al agua (además evitamos polvareda), siempre con un papel de grano muy fino y echando unas gotitas de jabón al agua para que el papel deslice mejor. Hay que mojar el cuadro y el papel regularmente. Al menos otra media jornada de curro, algo menos desagradable que el anterior.

Cuadro decapado y lijado

Cuadro decapado y lijado

Cuadro decapado y lijado

Cuadro decapado y lijado

Detalle de cuadro decapado y lijado

Detalle de cuadro decapado y lijado

Detalle de cuadro decapado y lijado

Detalle de cuadro decapado y lijado

Desengrasado y limpieza

Una vez lijado el cuadro quitamos todo el polvillo con agua y una bayeta, lo desengrasamos con algún producto (la grasa es el peor enemigo de la pintura, yo utilicé el que venden en Cuthrelón) y la limpiamos finalmente con un trapo húmedo para eliminar cualquier posible residuo. El objetivo es que el cuadro quede como una patena.

Pintado

Una gran ventaja de pintar a pincel es que hay una enorme gama de excelentes pinturas. Yo utilice una pintura laca para metal con agentes antioxidantes y anticorrosión y que no necesita imprimación, como las que se usan para pintar verjas en exteriores. Es super-resistente, muy duradera (tengo la impresión de que las de spray no lo son), monocapa (aunque yo he dado dos capas) y no requiere lacado. Una maravilla vamos. Suponiendo que usemos una pintura normal (para metal claro) el proceso sería:

  • Aplicar una primera capa de pintura de imprimación (que tenga agentes antioxidantes si el cuadro es de acero). El objetivo es crear una superficie de adherencia para la capa de pintura de acabado.
  • Lijar muy suavemente y, opcionalmente, dar una segunda capa de imprimación y volver a lijar suavemente.
  • Aplicar la primera capa de pintura de acabado y una vez seca lijar suavemente.
  • Aplicar la segunda capa de pintura de acabado.
  • Aplicar opcionalmente una tercera capa.
  • Aplicar una última capa de laca, que es la capa que protegerá la pintura y hará que nos dure más tiempo.

Para trabajar cómodamente es necesario, o bien colgar el cuadro del tubo de dirección por ejemplo, o bien "plantarla" invertida mediante la tija del sillín (en exteriores). En mi caso, como la he pintado en casa, me he montado una base con una pila de pesas y he plantado el cuadro usando un palo de fregona. Un poco cutre pero eficaz. En fin, hay que ingeniárselas para que el cuadro quede suspendido en el aire frente a nosotros.

Soporte improvisado con palo de fregona y pesas

Soporte improvisado con palo de fregona y pesas

Soporte (mejorado) con pesas y barra mancuerna

Soporte (mejorado) con pesas y barra mancuerna

Respecto a la técnica, no seré yo quien dé consejos ya que no soy un experto. Lo que si puedo decir es que no hay que mojar mucho el pincel para evitar chorretes de pintura. Es mejor dar una capa fina y después una segunda capa que dejar chorretes e imperfecciones. Os aconsejo también empezar por la horquilla para coger práctica, ya que es el elemento de la bici menos visible.

Dependiendo de los tiempos de secado de los diferentes productos y el número de capas, el pintado nos puede llevar de dos a cuatro días (unas horas con spray, sólo la fase de pintado claro).

Resultado

El acabado general me ha parecido bastante satisfactorio. Obviamente han quedado algunas imperfecciones, pero que apenas se aprecian en el conjunto. Las producidas por falta de pintura en algun punto se pueden corregir con una simple pincelada de retoque una vez acabado el trabajo. La diferencia con el estado anterior de la bici es enorme, ha merecido la pena con creces!

Cuadro pintado

Cuadro pintado

Detalle cuadro pintado

Detalle cuadro pintado

Detalle cuadro pintado

Detalle cuadro pintado

Detalle cuadro pintado

Detalle cuadro pintado

Detalle cuadro pintado

Detalle cuadro pintado

Bici pintada y montada

Bici pintada y montada

En resumen, el pintado (a pincel) es un curro tedioso que lleva tiempo, pero os lo aconsejo porque la satisfacción es enorme, ¡y la bici parece otra!